Archivo de la etiqueta: arte

Screaming Room

Entre nuestros últimos proyectos se encuentra la instalación de la obra Screaming Room de la artista Alicia Framis para la galería Juana de Aizpuru.

Screaming Room consiste en una habitación insonorizada con un micrófono y un botón de activación en su interior. Como su nombre sugiere, el espectador entra en la habicatión, pulsa el botón rojo y emite un grito. Mediante un software especial, la obra graba y convierte el grito en un modelo tridimensional que se imprime al momento mediante una impresora 3D de Ultimaker que hay instalada en la parte trasera de la habitación. Todo el proceso lleva unos 15 minutos y al final el espectador tiene la oportunidad de decidir si se queda su objeto o bien lo etiqueta y pasa a formar parte de la colección. La forma y tamaño de cada objeto depende del tipo de grito que se emita; tono, duración, volumen etc…

Aparte de quedarte a gusto pegando un buen berrido, la pieza abre otras preguntas interesantes a temas como la autoría, la propiedad o la distancia entre artista y espectador.

Os animamos a pasar por la galería a echar un vistazo, la exposición estará abierta al público hasta finales de octubre.

El software y hardware específico fue diseñado por Joris Van Tubergen (fundador y director creativo del Fablab Protospace en Utrecht) y Miguel Jiménez (Fablogica).
Thanks for your help Joris!

La evolución del grafiti

Al igual que muchos de nosotros, el australiano Greg Petchkovsky soñaba con trasladar al mundo real los diseños que levantaba en la pantalla de su ordenador, por eso el día que descubrió la impresión 3D se puso manos a la obra para combinar sus conocimientos de CAD con su afición por la escultura.

Finalmente su curiosidad dio lugar a una nueva dimensión en el mundo del grafiti.
Lo fascinante de su obra es que que trata de pasar inadvertida, mimetizándose con el entorno para darnos una pequeña sorpresa si somos lo suficiente observadores.

El artista primero crea una reproducción tridimensional del muro que servirá como lienzo. Para ello utiliza un software que interpreta el volumen a partir de varias fotografías y a continuación lo procesa con un programa de modelado para extraer el negativo del muro, que realmente es lo que necesita para crear su obra. Es a esta nueva pieza a la que hará las modificaciones pertinentes hasta lograr su objetivo artístico.
Una vez que tiene el modelo terminado lo imprime con una impresora Z-Corp en color, un color que no le convence del todo ya que cuando obtiene el objeto aún le da unas pinceladas a mano para realzar algunos detalles.

Nos encanta el Lego, el arte callejero y por supuesto la impresión 3D, así que esperamos ver muchas más obras de Greg.
Good on ya, mate!

Vía Wired
Más información en Instructables