Screaming Room

Entre nuestros últimos proyectos se encuentra la instalación de la obra Screaming Room de la artista Alicia Framis para la galería Juana de Aizpuru.

Screaming Room consiste en una habitación insonorizada con un micrófono y un botón de activación en su interior. Como su nombre sugiere, el espectador entra en la habicatión, pulsa el botón rojo y emite un grito. Mediante un software especial, la obra graba y convierte el grito en un modelo tridimensional que se imprime al momento mediante una impresora 3D de Ultimaker que hay instalada en la parte trasera de la habitación. Todo el proceso lleva unos 15 minutos y al final el espectador tiene la oportunidad de decidir si se queda su objeto o bien lo etiqueta y pasa a formar parte de la colección. La forma y tamaño de cada objeto depende del tipo de grito que se emita; tono, duración, volumen etc…

Aparte de quedarte a gusto pegando un buen berrido, la pieza abre otras preguntas interesantes a temas como la autoría, la propiedad o la distancia entre artista y espectador.

Os animamos a pasar por la galería a echar un vistazo, la exposición estará abierta al público hasta finales de octubre.

El software y hardware específico fue diseñado por Joris Van Tubergen (fundador y director creativo del Fablab Protospace en Utrecht) y Miguel Jiménez (Fablogica).
Thanks for your help Joris!

Deja un comentario